Qué visitar en Sequeros    

 
 

 La Cabezuela

 

Este lugar fue hasta hace pocos años el sitio elegido por los sequereños para trillar y limpiar sus modestas cosechas de cereal. Era la zona del pueblo en la que mejor soplaban todos los aires con los que aventar las parvas, y una zona privilegiada de sol y pasto en el que calentar de forma natural los haces y las espigas.

La cruz de granito y el viejo olmo desaparecido recientemente fueron testigos durante años del ir y venir de los sequereños con sus trillos y caballerías, y ambos han estado también presentes a lo largo de su historia en algunos de los sucesos relacionados con la justicia que tuvieron lugar en sus inmediaciones.

Sequeros fue durante muchos años partido judicial, y algunos de los juicios que se celebraron en el pueblo llevaron a cabo sus sentencias en este lugar. Una de las que más sensación produjo fue la que acabó junto a esta cruz en 1845 con la vida de un serrano, Juan Alonso, que había sido castigado con la pena de muerte por haber asesinado en un despoblado a una mujer casada.


 

La Cabezuela sigue siendo en la actualidad una referencia destacada como mirador de las dos sierras que la circundan: la de Béjar y la de la Sierra de Francia, y gracias a ello, Sequeros recibe cariñosamente el calificativo de Mirador de la Sierra. Desde aquí pueden verse más de una veintena de pueblos, y las noches de cielo despejado, las luces de todas las poblaciones que se divisan semejan una sucesión de barcos en alta mar.
 

 

Texto de Ramón Martín
Fotos de María Galera

 

 

 

Diseño web: www.dtinformatica.com